OTRO VIRUS: LOS DESCUENTOS

“El COVID-19 también trajo descuentos, ya parecen otro virus…”

En esta época y con tanto coach, conferencista, entrenador, motivador, etc., incluyéndome (para terminar pronto), los descuentos no se hicieron esperar, el canal digital para aquellos que ya lo tenían como parte de su estrategia de marketing y de hecho también para los que hasta el mes de marzo NO, se volvió la mejor forma para “publicitar el aporte” a la sociedad. Y es que me da un poquito de pena por mis colegas pero es que hablamos tanto de dar, de ayudar, de contribuir y bien sé que hay que vender sin parar, los descuentos no pueden ser la única opción. Creo que así como nuestros actuales héroes, “médicos, enfermeras, camilleros, todos los actores inmersos en la atención hospitalaria” también deberíamos salir a la batalla contra este temible virus pero de una manera más social y no tan comercial. Algunos se salvan a la crítica (como en todo hay excepciones) y sin duda hay buenos ejemplos de colegas que se han volcado a utilizar el canal digital y las redes sociales para compartir sus conocimientos y experiencias de forma gratuita, sin embargo, la gran mayoría no han hecho otra cosa que aprovecharse de las personas desesperadas en casa que ya no encuentran consuelo en Netflix después de tantos días de encierro . Sin duda creo que viene una época dorada para todos nosotros tratándose de cobrar por ayudar a las personas a salir de la “crisis” y ya llenaremos los bolsillos, pero creo y con respeto lo digo, ESTE NO ES EL MOMENTO…

Es momento pero de acercarnos a las personas con información que puedan poner en práctica, que no solo los alivie un ratico, sino también que los conduzca y enfoque hacia el emprendimiento y el empoderamiento pero de una manera más altruista. Así pues, esta más que una crítica, es una invitación para que no atiborremos las redes sociales con promociones y descuentos de locura como una medida desesperada y aprovechándonos del miedo para vender, aunque: El miedo sea buenísimo para vender.

Ver próximo blog-post: Los influencers no influencer

Deja un comentario